Laguna de Castillos

Esta laguna tiene unas 8.000 hectáreas de superficie, y a diferencia de las demás lagunas costeras que tienen conexión con el mar, no presenta una barra frente a la costa, sino que presenta un canal natural (el Arroyo Valizas). Éste es de unos 17 km de largo y presenta fuertes meandros, arcos de su cauce primitivo, tributarios de aspecto dendrítico e islas entre ellos, lo que le confiere a la zona un aspecto único en Uruguay. De todas nuestras lagunas costeras es la que mantiene más tiempo abierta su barra, en éste caso la del arroyo; y además de la correntada hacia o desde el mar debida a los niveles de agua, presenta frecuentes mareas eólicas.

 

Una de las más llamativas características de esta laguna es la de presentar un cordón arenoso en gran parte del perímetro de su costa, donde se asienta un muy interesante monte natural dominado por coronillas y ombúes, tratándose del mayor agrupamiento de la segunda especie en el país y posiblemente también de toda su distribución. Buena parte de las costas de la laguna presentan juncales, que en la parte Norte alcanzan un ancho de varios cientos de metros y forman islas que se adentran en la laguna. (Texto: Juca Gambarotta).

La laguna de Castillos fue declarada refugio de Fauna, por el decreto 266 de 1966, y se incorpora al Sistema Nacional de Áreas Protegidas bajo la categoría de «Paisaje Protegido». En esta primera etapa la delimitación del área natural protegida comprende dos padrones propiedad del Estado, el cuerpo de agua de la Laguna de Castillos y el cuerpo de agua del Arroyo Valizas, desde el puente sobre la Ruta Nacional N° 10 hasta la Laguna de Castillos.

Esta área integra el Sitio Ramsar Bañados del Este y Franja Costera, designado por el Convenio Ramsar, acuerdo intergubernamental para proteger humedales de importancia internacional para las aves migratorias, y también es parte de la Reserva de Biosfera Bañados del Este, declarada por el Programa MAB (el Hombre y la Biosfera por sus siglas en inglés) de la UNESCO. El área propuesta se destaca por los importantes valores de biodiversidad que contiene en  la sucesión de humedales y por sus diferentes ecosistemas, como el palmar de butiá y el monte de ombúes.

 

En el Decreto N° 059/020 del 14 de febrero de 2020 donde se aprueba la delimitación y clasificación del área natural protegida Laguna de Castillos, se establecen las medidas de protección para el área. (Fuente: Probides).

PH: Juca Gambarotta

Se encuentra una alta diversidad de peces, siendo interesante que estén presentes en forma simultánea especies propias tanto de agua dulce como de agua salada. Ambas están sujetas a la pesca por parte de una comunidad de pescadores situada sobre el puente de la ruta 10.

 

Entre las mas pescadas de agua dulce se encuentra el bagre negro, el pejerrey y la tararira y entre las de agua salada la corvina blanca y el lenguado.

 

Aparte de los peces también están sujetos a la pesca el cangrejo sirí y el camarón, esta última constituyendo una importante pesquería durante el fin del verano y el otoño. En las aguadas estacionales que bordean los campos aledaños a la laguna se encuentran al menos 4 especies de pece anuales, entre ellos Austrolebias viarius, endémica de una superficie pequeña centrada en Castillos.

Se han registrado 15 especies de anfibios, 36 de mamíferos, 16 de reptiles y 267 de aves, muchas de ellas de importancia prioritaria para la conservación, como es el caso de la palma butiá que forma densos palmares en el área propuesta para el área protegida del SNAP.

 

Dentro de la mencionada área propuesta hay cuatro estancias que tienen clausuras ganaderas, habiendo dos, una de monte y una de bañado en una de ellas. A estas cinco clausuras ganaderas se suman las 160 has del campo del Estado, que cuenta con guardaparque desde 1991.

Aparte del paisaje de la laguna que hacia el Noroeste tiene el fondo de la Sierra de la Carbonera y del muy visitado Bosque de Ombúes, son las aves el gran carisma de la Laguna de Castillos.

 

Las aves acuáticas llegan a ser muy abundantes, y suelen ser un gran atractivo desde el principio del paseo para quienes viajan hacia el monte en embarcación. Los cisnes de cuello negro se hacen mas evidentes en general durante el verano, cuando los bañados tienen poca agua o están secos, pero los coscorobas, si bien también son mas numerosos en verano, son una de las aves más fáciles de ver durante todo el año. En cuanto a los primeros comúnmente la laguna alberga unos 1000 o 1400, pero durante la prolongada sequía de 2000, se registraron unos 5000 individuos.

 

El número de coscorobas varía aproximadamente entre los 300 y los 700. En esta laguna se han registrado casi todas las especies de patos del país, pero las cifras mas altas se dan para los cuervillos en los dormideros y las gallaretas. Es evidente que la Laguna de Castillos cumple un rol muy importante como refugio de aves acuáticas durante las sequías cuando se encuentran decenas de miles de gallaretas. Al respecto, algunas veces se ha estimado que había 30.000 y durante la sequía de 2015 se estimaron unas 40.000.

La laguna y monte de ombúes puede visitarse en tres puntos. Barra Grande: 099050631,

Guardia del Monte: 099872588 y Monte Grande (con recorrido por el Arroyo Valizas): 099295177.

 

Texto: Juca Gambarotta